El sentido de la vista, está representado por el ojo. Este aparato óptico permite aprovechar la energía luminosa y transformarla en energía nerviosa originando un impulso nervioso, el cual, a través de un conductor adecuado, el nervio óptico, llegará al cerebro que será el que en definitiva interpretará el mensaje. En los seres humanos existe un pigmento sensible a la luz llamado rodapsine o púrpura retiniana. La luz presenta ciertas propiedades que requieren la existencia de mecanismos que la lleven hasta esta sustancia sensible. Así, el cristalino, el humor acuoso, el humor vítreo, la coroides y otras estructuras aseguran al ojo como excelente aparato óptico. El ojo como receptor de la luz, es un órgano que la capta, estimulando la retina. La luz pasa a través de la córnea y del cristalino transparente, formándose una imagen más pequeña invertida y real en la retina, membrana ubicada en la parte posterior del globo ocular. Este estímulo o mensaje es llevado por el nervio óptico a la corteza cerebral, sitio en el cual se hace consciente la interpretación del mensaje. El ojo está formado por distintas estructuras constituyéndose en un órgano complejo especializado.

Membranas del ojo: son tres identificadas, de afuera hacia adentro, como Esclerótica, Coroides y Retina.

  • La Esclerótica: es la capa externa, de color blanco, curvada, dura y opaca, que protege las porciones internas y mantiene la rigidez necesaria al globo ocular. Por delante esta capa se transforma en la córnea, membrana transparente que da paso a la luz.
  • La Coroides: es la segunda membrana del ojo, pigmentada de color oscuro, absorbe el exceso de luz evitando la formación de imágenes borrosas. Rica en vasos sanguíneos, nutre y oxigena a las demás estructuras del ojo. Esta membrana se continua por delante del "iris", anillo muscular de colores variados, que por su pigmentación le da color a los ojos y en su parte central tiene una estructura llamada "pupila", que se contrae o dilata en presencia de los rayos solares. Además, en la coroides se encuentra el "cuerpo ciliar", que comprende el músculo ciliar y los procesos ciliares, los cuales tienen como función permitir la acomodación o enfoque en la imagen.
  • La Retina: es la capa más interna, rica en células nerviosas y constituye la estructura fotosensitiva del ojo, presenta tres partes:

- El nervio óptico, que atraviesa la esclerótica y la coroides, en un "punto ciego", denominado así por ser insensible a la luz; esto es debido a que en este punto no termina ninguna fibra nerviosa.

- La mancha amarilla o fóvea, es un punto sensible a la luz y se encuentra en la parte posterior de la retina.

- Las células fotorreceptoras que son los conos y bastones, así designados por la forma que presenta la porción terminal de los mismos, cónica en el primer caso y mazuda en el segundo. Los conos se disponen en la zona central de la retina y son los responsables de la visión en color mientras que los bastones son las células fotorreceptoras, responsables de la visión blanco y negro y actúan en condiciones de escasa iluminación; es decir, lo que ocurre por la noche o al atardecer.